El Pastor caucásico o Pastor del Cáucaso es una raza de perro muy famosa en Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Rusia y otros países en los que los pastores necesitan mucha protección para sus rebaños y propiedades.

Un pastor del Cáucaso bien criado debe ser un animal saludable, de huesos fuertes, complexión musculosa y temperamento estable. Los temperamentos muy calmados o muy agresivos son considerados serios defectos en un perro de esta raza.

Pastor del Cáucaso

A pesar de ser generalmente saludables y longevos, los pastores del Cáucaso pueden padecer de displasia de cadera, obesidad y problemas cardíacos. Las orejas del pastor del Cáucaso han sido recortadas tradicionalmente, aunque en algunos ejemplares actuales se las deja intactas.

Aunque existen varios tipos de pelajes y colores dentro de esta raza, los ejemplares preferidos y permitidos en las exposiciones son aquellos perros con pelaje largo de color gris y manchas blancas. No se aceptan ejemplares negros con manchas de fuego en las exposiciones, a pesar que estos existen. La altura mínima es de 62,23 centímetros, sin limitación superior.

Dentro de esta raza se conocen dos tipos de perros: Montaña y Planicie. Los del segundo tipo tienen el pelaje más corto y son visualmente más altos debido a su complexión poco musculosa. Los del primer tipo tienen el pelaje más largo y son más musculosos. El peso de esta raza está entre los 45-70 kilogramos, mientras que su altura ronda los 64-75 centímetros.

Pastor del Cáucaso

Poderoso y macizo, el Pastor del Cáucaso puede ser una raza de difícil crianza para un dueño sin experiencia, ya que solamente respeta y obedece a aquellos miembros de la familia que muestren su dominación sobre el animal. Generalmente son buenos con los niños, pero no los considerará como sus dueños. El perro desarrolla un fuerte enlace con su dueño, pero muy raramente será completamente sumiso y seguirá órdenes a ciegas, ya que un perro de esta raza principalmente confía en sus instintos, al punto de desobedecer las órdenes de su dueño en ciertas situaciones. Una raza con un cortísimo tiempo de reacción y veloces reflejos de protección, ha sido injustamente descrita por algunos como “una bala perdida”. Con un adecuado cuidado y entrenamiento, el perro es una mascota obediente y educada.

Siempre hable con el dueño antes de acariciar uno de estos perros, ya que no son “grandes osos de peluche” dispuestos a ser abrazados. Un Pastor del Cáucaso con buen temperamento simplemente dará un paso atrás y bajará su cabeza; esto es una buena señal, ya que estos perros no tienen el mismo temperamento que un Golden Retreiver hacia otras personas.

En su tierra natal, el Ovcharka -alias Pastor Caucásico o Pastor del Cáucaso- es generalmente escondido dentro del rebaño de ovejas. Una manada de lobos (3 o 4) atacará las ovejas sin darse cuenta de la presencia del perro, que los atacará por sorpresa y puede enfrentarse a dos lobos a la vez. Su pelaje es grueso y está dispuesto en varias capas, lo cual evita que las mordidas de los lobos lo hieran. Son animales fieles a su labor de protectores del rebaño y su familia, a los cuales defenderán ante cualquier amenaza en todo momento.

Desgraciadamente, los Pastores Caucásicos son representados negativamente como perros peligrosos y violentos, cuando solamente reaccionan de tal manera al percibir una amenaza hacia su familia y hogar.